lunes, 13 de noviembre de 2017

Facebook quiere acabar con el "porno de la venganza"

Facebook está trabajando en un nuevo proyecto para concienciar sobre los peligros de compartir ciertas imágenes en las redes sociales y combatir el conocido como “porno de la venganza”.
Todas aquellas personas que hayan compartido fotografías íntimas, de desnudos o se carácter sexual con sus parejas y estén preocupadas de que estas o sus ex las publiquen en Facebook Instagram o Messenger. Puede utilizar este último para enviarlas al gigante social.

Este es el punto de partida de una iniciativa puesta en marcha en Australia por la compañía de Mark Zuckerberg. Las imágenes recibidas serán “marcadas” con una huella digital que se utiliza para identificar este material y hacer posible que sea bloqueado en el momento en el que esa imagen intente cargarse.
El objetivo de este proyecto es ayudar a que las víctimas o potenciales víctimas del denominado como “porno de la venganza” retomen el control de sus vidas.
En primer lugar, los usuarios deben cumplimentar un formulario en el que exponen sus preocupaciones. Después se les solicitará que envían vía Messenger las imágenes que no quieren que se publiquen, mientras la oficina del Comisionado de Seguridad Electrónica valora cada caso. Una vez Facebook reciba el visto bueno un equipo de analistas será el encargado de crear la citada marca digital.
Facebook explica que almacena este tipo de imágenes durante un corto espacio de tiempo antes de eliminarlas completamente.
Nos encontramos ante una iniciativa bastante interesante. Aproximadamente el 4% de los usuarios de internet de Estados Unidos ha sido víctima del “porno de la venganza”, según los datos relativos al 2016 ofrecidos por el Data & Society Research Institute.
Un porcentaje que aumenta hasta el 30% si las mujeres son menores de 30 años.
Lo cierto es que Facebook y otros gigantes tecnológicos trabajan con sistema similares (PhotoDNA) que se basan en los datos de coincidencia de las imágenes para evitar el pirateo, así como para abordar contenidos como los relacionados con el abuso sexual infantil o las imágenes relacionadas con violencia o extremismos religiosos.
“El despliegue puesto en marcha por Facebook no va a evitar que este tipo de fotografías se compartan fuera del ecosistema de Facebook. Es por esto por lo que deberíamos alentar a todas las plataformas a que participen en este programa”. Explica Hany Farid, profesor de informática de la Universidad de Dartmouth y co-creador de PhotoDNA.