viernes, 10 de noviembre de 2017

5 claves para optimizar tu campaña de Google Adwords

Con una serie de sencillos consejos podremos sacar petróleo de nuestras campañas de publicidad en Google Adwords.
Cuando pensamos en estrategias de marketing online, la herramienta básica en la que todos pensamos es Google Adwords. El servicio de publicidad del buscador más importante del mundo nos garantiza la visibilidad y el impacto que necesitamos para nuestra marca en la Red de Redes; algo imprescindible para cualquier negocio digital que se precie, especialmente aquellos donde el retorno de la inversión por esta vía es esencial.

Pero muchos de nosotros no somos capaces de extraer el máximo valor de los anuncios publicados en Adwords, ya que no elegimos bien las palabras clave o segmentamos mal el target al que nos dirigimos, con lo que acabamos pagando un sobrecoste por nuestras campañas que lastra la eficiencia del marketing online.
¿Existen algunas claves a seguir para resolver esta problemática y garantizar el éxito de nuestras campañas publicitarias en Google Adwords? He aquí una recopilación de cinco consejos elementales para ello:

Elegir las palabras clave perfectas

Como adelantábamos, lo principal en Google Adwords es seleccionar las palabras clave adecuadas ya que, elegir las keywords equivocadas puede suponer el fracaso de la campaña. En ese sentido, la elección no es del todo sencilla ya que, tras la pertinente investigación de mercado, deberemos elegir entre los términos de más amplio espectro con los más específicos: mientras que los primeros experimentan una mayor competencia, los segundos en cambio pueden ser difíciles de encontrar y clasificar.
Asimismo, deberemos plantearnos -con la ayuda del planificador de la propia Google Adwords, la ayuda de una consultora de marketing digital o guiándonos por nuestra propia intuición- cuáles serán las palabras que acompañarán al término clave. Por ejemplo, si vendemos una hamburguesa, lo más seguro es que busquemos un determinado tipo de burguer (“hamburguesa premium”, “hamburguesas baratas”, etc.) o una localización (“hamburguesería cerca de X”, “hamburguesas en Madrid”, etc.). En cambio, si hablamos de la venta de una clase de software empresarial, lo más seguro es que gran parte de nuestra audiencia busque información general sobre su utilidad, más que tablas comparativas de aspectos técnicos (si bien estos últimos pueden ser un target más propensos a comprar que los simples curiosos).
Por otro lado, también deberemos seleccionar el tipo de concordancia que queremos en nuestra campaña: coincidencia exacta (los anuncios se activarán para las búsquedas que coincidan con la palabra clave exacta o variaciones muy leves, como reordenaciones de palabras o preposiciones y artículos innecesarios) frente a la coincidencia de frase (donde se mostrarán aquellos resultados donde aparezca la keyword en combinación con otras palabras relacionadas en la frase) o la concordancia amplia (en la que los anuncios se mostrarán en una amplia variedad de versiones de frases en que encontremos la palabra clave, incluyendo errores ortográficos, sinónimos, búsquedas relacionadas y otras variaciones relevantes). Añadir palabras clave negativa o modificar la configuración de la concordancia amplia son otros trucos para asegurar el éxito de este sistema.

El número ideal

De acuerdo a las recomendaciones de la propia Google, cada grupo de anuncios debe incluir en torno a unas 15 o 20 palabras clave. Sin embargo, muchos clientes de Adwords apenas incluyen unas pocas palabras clave, con lo que son muy propensos a perder gran parte de su presupuesto publicitario. Por el contrario, otros incluyen hasta 50 keywords en un mismo anuncio, lo cual abre tanto el paraguas que se pierde efectividad en la inversión que hacemos en estos canales.
Por supuesto, siempre estamos hablando de incluir términos estrictamente relevantes para la marca en cuestión, manteniendo el equilibrio perfecto entre palabras clave, anuncios y páginas de destino.

Vincular Adwords con Analytics

Pero una campaña no es algo estático, sino un organismo vivo. Y, como tal, es esencial poder monitorizar el rendimiento de nuestros anuncios para poder conocer en tiempo real cuál de ellos está consiguiendo convertir mejor en ventas o visitas.
Google nos lo pone realmente sencillo al poder integrar nuestras campañas de Adwords con su herramienta Analytics, con lo que insertaremos códigos de seguimiento en todas las landing page que empleemos para determinar con exactitud la procedencia del tráfico, así como cuáles son las keyword con mayores tasas de rebote y las que mejor funciona. Igualmente, si comparamos los datos de Analytics con los anuncios en marcha, podremos tomar decisiones que nos ayuden a optimizar nuestro presupuesto, por ejemplo, aumentando el gasto en las horas de mayor conversión.

Conversión más allá del anuncio

Pero el trabajo no acaba cuando el visitante hace click en nuestro anuncio y entra en nuestra página web. De hecho, la landing page es igual de importante que un anuncio al uso. Y es que, la estrategia correcta de keywords, textos de ensueño, estructuras y estrategias de marketing no sirven de nada si al final acaban en un sitio que invite a abandonar el proceso en unos segundos.
No sólo hablamos de diseño (si un site no carga en tres segundos, la mayoría del público abandona el portal), sino de adecuación entre las palabras clave de las campañas de Google Adwords y los textos que aparecen señalados en nuestra landing page.

Remarketing

Una de las mejores funcionalidades de Google Adwords es la posibilidad de realizar campañas de remarketing, o reorientación de la publicidad para seguir insistiendo en consumidores que ya han visitado nuestro portal pero sin llegar a culminar su compra. Este público es muy valioso, puesto que ya ha manifestado su interés en nuestra empresa, por lo que quizás tan sólo necesitan que les volvamos a ‘llamar’ en otro momento.
Mediante códigos de seguimiento, Google Adwords nos facilita esta tarea con la que podremos mejorar el ratio de conversión de nuestra página, ya sea una tienda online o cualquier otro negocio, de manera muy notoria.